Hernán Ojeda: “El cambio climático será una oportunidad para algunos”

El temido cambio climático no será un problema para todo el mundo, para algunos viticultores puede ser “una oportunidad para los viñedos que sufren de excesos de agua”. Así ha concluido su intervención el director adjunto de la Unidad Experimental de Pech Rouge, Hernán Ojeda, que ha sido el encargado de impartir la conferencia de apertura de la tercera jornada del XII Congreso Terroir, que alcanza su ecuador este miércoles.

Ojeda ha expuesto los resultados de un estudio llevado a cabo en la región francesa de Languedoc-Rosellón que tenía como objetivo analizar el comportamiento de los viñedos en diversas situaciones de humedad.

Ahora bien, ¿cómo afectan a las vides las diferentes situaciones hídricas? De acuerdo con el estudio realizado por el equipo de Hernán Ojeda, en situaciones de exceso de humedad se produce un exceso de vigor de la vid y un grano de excesivo tamaño, lo que produce una dilución de la calidad.

hernán Ojeda

En condiciones óptimas de humedad, que se determinan tras analizar diversos parámetros, el crecimiento vegetativo y el tamaño del grano son un poco más reducidos, pero se experimenta un aumento de los polifenoles que son precursores del aroma.  No obstante, cuando estas condiciones óptimas se reducen, los vinos pueden perder aroma y calidad.

Por ello, es necesario aplicar técnicas que logren que los cultivos se aproximen a su estado óptimo de humedad. Por el contrario, en caso de falta de agua o estrés hídrico, Ojeda plantea la aplicación de diversas técnicas de manejo de la canopia como el ‘mulching’ consistente en crear una cubierta vegetal que retenga la humedad, o las defoliaciones y la poda.

Otra alternativa planteada por Ojeda es el uso de variedades isohídricas, que se adapten a las condiciones de humedad. “Una técnica que, como todas, llegan hasta un límite si se enfoca desde el punto de vista de la productividad”, ha señalado.

El experto ha apostado por la técnica del sombreado de los viñedos. Es decir, por cubrir las vides, con estructuras que las protejan del sol. Una técnica que puede tener un doble uso ya  que, en caso de cubrir los viñedos con paneles solares, podría no solo ahorrar agua sino también producir energía. Se trata del agrovoltaico, un ámbito que se está desarrollando en zonas cálidas.

No obstante, ha afirmado Ojeda, cuando la escasez de agua alcanza ciertos parámetros, lo único que mantiene la humedad necesaria es el riego. “Los datos de estudio del clima reflejan que la sequía va a ser creciente, por lo que será esencial un buen aprovechamiento del agua”, ha señalado Ojeda, quien ha abogado por la reutilización del agua para el regadío de las vides y por el riego por goteo ya que “es el único que asegura la precisión, eficiencia de agua, automatización y fertilización adecuadas”, ha aseverado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *